Víctor Mora Gaspar (II)

Víctor Mora Gaspar

Al margen de la naturaleza viene de que siempre se utiliza un baremo tomando la naturaleza como excusa, porque la naturaleza en realidad es una lectura, una interpretación ideológica, no existe como tal”

Tras la primera entrega de aquella conversación con el escritor, activista y doctorando Víctor Mora, os ofrecemos una segunda parte que se centra en aquel galardón que recibió en el 2015: fue ganadora de la primera edición del Premio Sagasta de ensayo, convocado por la Fundación Caminos y la Editorial Debate.

P.: Quiero preguntarte sobre tu premio Sagasta de ensayo, en el que haces un estudio sobre el sujeto homosexual en las primeras etapas del franquismo. ¿De dónde nace el proyecto?

Ficha policial posterior a la muerte de Franco
Tras la muerte del dictador Francisco Franco, como refleja la fecha anotada en la ficha policial de 4 de marzo de 1976, era motivo suficiente de fichar a un ciudadano a razón de ser homosexual.

R.: Es mi proyecto fin de máster de investigación. Yo estaba trabajando con la profesora Carmen González Marín, profesora de corrientes de filosofía contemporánea y estudios de género de la Carlos III. Ya había hecho con ella el trabajo final de grado, que fue sobre cómo el cine franquista trató las homosexualidades, que parece que no, pero las trató. Y hay libros sobre ello, como el texto de Melero. Lo mío era un TFG muy pequeño. Continué y me parecía interesante vincular con políticas de memoria lo opuesto: cuáles han sido los documentos oficiales que nos habían dicho qué es lo que teníamos que ser. No tanto investigar, que ahora con la tesis lo realizo a través de entrevistas a mayores del colectivo LGTBIQ+, como ha sido su experiencia y su subjetividad. Contraponer esas experiencias: la producción de documentos, de libros, tratados científicos, médicos, psiquiátricos, jurídicos, etc., que describían lo que es “científicamente” la homosexualidad en el franquismo. Unas tesis de lo más variopintas, por parte de gente que tiene hospitales y calles con su nombre, como Vallejo Nágera.

P.: ¿Nos podrías hacer un perfil de Vallejo Nágera?

R.: Era un falangista excelente, un fascista convencido, maravilloso. Gran admirador de la política eugenésica nazi, y es el psiquiatra oficial del régimen. Él quiso realizar las mismas prácticas de la Alemania nazi, donde se formó. En España no hay dinero para eso. No se hace por eso, no porque les pareciera mal. ¡Fíjate que al principio, cuando se pierde la guerra, Vallejo Nágera es el encargado de buscar el gen rojo, el gen que establecía la patología marxista! Es un ejemplo de como la desviación de la norma se considera enfermedad o patología.

Al margen de la naturaleza
Esta obra titulada “Al margen de la naturaleza” (Debate, 2016) Víctor Mora Gaspar analiza los textos científicos y de la legislación del estado español durante el franquismo en relación a como se trató la homosexualidad y las sexualidades no normativas.

P.: El título Al Margen de la Naturaleza, ¿qué quiere revelarnos?

R.: Habla de las periferias. Es una elección que hago de un texto de Chapotin. Dice que estas abominaciones, refiriéndose a las invertidas, a las putas, a las maricas, a las bolleras, a las hemafroditas, a las trans, a nosotras y, en definitiva, a nuestras amigas, no es que no sean antinaturales sino que están al margen de la naturaleza.

El argumento de la naturaleza es elástico y vale para todo. Eres natural y por lo tanto no puedes cambiar. No eres natural y por lo tanto hay que quemarte en la plaza del pueblo. O es que no eres ni natural, eres de otro planeta, no se sabe muy bien… Al Margen de la Naturaleza viene de que siempre se utiliza un baremo tomando la naturaleza como excusa, porque la naturaleza en realidad es una lectura, una interpretación ideológica, no existe como tal.

P.: ¿Se utiliza la naturaleza como un sustento para su ideología?

R.: Efectivamente. Como antes era dios, ahora no sirve porque es insostenible como argumento científico, se utiliza la naturaleza. Tienen la misma ontología, es decir, como ontología de verdad incuestionable. Lo que pasa que va cambiando. La idea de naturaleza que nosotras manejamos es una invención, es occidental, y bastante reciente.

ficha policial homosexualidad durante el franquismo
Detalle de una ficha policial franquista donde se aprecia que el supuesto de peligrosidad que se le imputa a Antonio Ruiz es “homosexualidad”. Este documento procede del juzgado de peligrosidad de Valencia.

P.: En la actualidad, el argumento de lo natural ¿lo ves?

R.: Sí, claro. “Hazte Oír”, por ejemplo, son unos fanáticos ultracatólicos muy violentos que no utilizan el lenguaje divino, es el lenguaje de la biología. Es incontestable porque es la ciencia que estudia la naturaleza. Sí, otra característica de la biología, que siempre la utilizan en el debate personas que no son biólogas ni biólogos. “No lo digo yo, lo dice la biología”, dicen, ¿y usted qué sabe que dice la biología si usted no es biólogo?, para empezar. Estos argumentos están de la mano de aquellos que no pueden utilizar discursos fanáticos religiosos porque saben que serían tachados de locos.

P.: ¿Qué opinas del texto de “Hazte Oír” que publicaron y divulgó ABC?

la guardia civil de sitges
Esta portada es un claro de como era el tratamiento de la prensa de las sexualidades no normativas. El uso del término “violetas” hace referencia al sujeto homosexual.

R.: Sí, el ABC lo regalaba y, si lo querías, les escribías y te lo mandaba gratis a casa, son así de generosas estas “biólogas” de “Hazte Oír”. Opino que es un texto francamente aburrido. Hicimos un taller en Sección Invertida para analizarlo y yo tenía muchas ganas de analizarlo en el taller porque pensaba que tendría mucho más, más fondo, más enjundia, que fuera más franquista de los que a mí me gustan mucho analizar, de un López Ibor profundo… La verdad que nombra una serie de leyes que abogan por la igualdad entre las mujeres y hombres, que abogan por la igualdad de leyes para personas LGTBIQ+, etc. y las comentan como “miren, buscan más o menos la igualdad con estas personas…”. No va más allá. Me parece escandalosa la distribución que ha tenido y que eso no haya causado revuelo, sobre todo que va en contra de los Derechos Humanos, que es un decreto al que España está unida y debería estar en contra de este tipo de cosas. Debería cumplir la ley, porque leyes hay, pero lo que pasa es que no se cumplen.

P.: ¿Cómo la ley de igualdad, cómo la paridad?

R.: Como hay delitos contra personas por razones de su orientación, identidad, de pertenecer a colectivos históricamente discriminados, no se puede hacer y está penado por el código penal. La justicia sigue siendo una justicia bastante corrupta.

Deja un comentario