Manual del pasivo (sin el “buen”)

Stop

¿Realmente es necesario “ser un buen pasivo”?

Hace una semana el actor porno Allen King publicó un vídeo en su canal de Youtube titulado “Cómo ser un buen pasivo”. En él, de manera improvisada, elabora un “manual” con consejos desde su propia experiencia sobre cómo desempeñar con éxito la posición pasiva en la cama. Nos invita a los espectadores a estar limpios mediante las lavativas que sean necesarias, adoptar una actitud sumisa ante el compañero activo, fingir placer, poner caras y usar palabras y gemidos para dar a entender que estamos disfrutando, e incluso no ensuciar las sábanas. De lo más completo, vaya.

El vídeo en cuestión, cómo no, ha suscitado una gran polémica. Hoy mismo casi alcanza ya las 74.000 visualizaciones, con infinidad de comentarios de todo tipo y con más “no me gusta” que “me gusta”. Tanto es así que el propio Allen King ha publicado otro vídeo-respuesta en el que no sólo no pide disculpas, sino que parece reafirmase en lo expresado. Vaca sin Cencerro no ha podido dejar pasar la oportunidad de comentar semejante cúmulo de chorradas, por no llamarlas de otra manera.

Para empezar, lo primero que llama la atención es el discurso de tintes misóginos. Bueno, de tintes no, machista de principio a fin. Para el autor del vídeo, el concepto que tiene sobre qué significa ser pasivo es idéntico al que podría tener Enrique VIII de Inglaterra sobre qué significaba ser su esposa. Un pasivo debe ser entonces limpio, sumiso, preparado para complacer al activo sin importar el propio placer.

Una vez más se pone en evidencia que, incluso dentro de nuestra comunidad, las personas con una sexualidad diversa no están exentas a la influencia del heteropatriarcado en sus vidas. Seguimos cometiendo en los mismos errores y seguimos replicando el machismo en la manera que tenemos de relacionarnos entre nosotrxs mismxs. Seguimos pensando en la posición pasiva en la cama como una posición inferior a la activa, seguimos pensando lamentablemente que, una posición relacionada tradicionalmente con lo femenino, debe ser sumisa, ninguneada y anulada. No podemos estar más equivocadxs.

No existe un manual de cómo desempeñar qué rol en el sexo. Que no os intenten vender estas falacias, no os equivoquéis. Si algo tiene nuestra sexualidad es la libertad para experimentar y ser una propia, de formarse a través de nuestras experiencias, de nuestro buentrato, de nuestro placer, de diálogo con la otra persona, de diálogo con unx mismx. Algo que es libre no debe estar limitado por ningún “manual”.

Sorprende que alguien plantee siquiera este discurso desde la experiencia pornográfica. Un mundo que en su mayoría está impregnado por machismo y, a su vez, ficticio. No podemos tomar en serio esta opinión nacida de ese mundo, tan alejado de la realidad y tan distante de una práctica sexual natural y auténtica. Incluso alardea de ser el más adecuado para hablar del tema ya que tiene un “premio al mejor pasivo europeo”.

Ser pasivo es simplemente una palabra para definir una posición sexual. No conlleva de ninguna forma ser sumiso (al menos no si no está previamente pactado), ser un mero receptáculo al servicio del activo, ser menos merecedor de recibir placer, ser una marioneta sin voluntad.

0 pensamientos en “Manual del pasivo (sin el “buen”)”

Deja un comentario